jueves, 12 de mayo de 2016

Te llegará una nota.

Te llegará una nota.

Un día de estos, cuando menos lo esperes...
te llegará una nota al viento,
un suspiro quizás,
un lamento.

Te aconsejo entonces seas más fuerte,
pues habrás de escucharme roto, muerto,
pues si bien quizás sigue andando aun mi cuerpo...
mi corazón se fue al final contigo, del polvo a polvo.

Yo se que quizás ya no te importe mi destino,
que mi carne y sangre no son más de tu incumbencia,
sin embargo, se que quizás dos lagrimas serán testigo...
de los últimos remanentes de un amor que es casi olvido.

Y no te escribo estos versos por joderte,
no los escribo ni siquiera para recordarte que yo existo,
sino por humildad ante mi pronta muerte.
Por amor, por amor quizás... como un árbol ya marchito.

Y se que tus lágrimas han de tocar el piso,
que han de secarse por el sol en algún punto,
que volverán al viento y a la briza...
y que al final vendrán conmigo.


Me quedarán entonces dos húmedos recuerdos,
una nota al viento o quizás algún suspiro,
un lamento del tiempo que aún perdido...
nos alcanza a veces pa' recordarnos los errores.

Y seremos entonces como dos árboles marchitos,
de pie en algún lugar del mundo,
muertos por dentro como los amantes rotos,
Ajenos a los verdores... y conscientes del final abismo.

-Te llegará una nota-

No hay comentarios:

Publicar un comentario