domingo, 3 de abril de 2016

A mi mortal amante.

A mi mortal amante.

Hay en mi alma una condena,
un beso a escondidas en algún sitio,
un intento vano de unir su cuerpo al mío...
como una constante que en su afán no ceja.

Y es que la muerte es mujer y ademas amante,
amante actual que tiene todo pero a medias,
que quiere, tu vida entera a los demás arrebatarle
para sentirse así, quizás, completa.

Y yo que llevo a cuestas mi calvario,
los avejentados huesos de una vida,
no haré nada más sino aceptarlo,
gritarle al mundo soy suyo y ella es mía.

Que su boca se besa a veces con mi boca,
que sus manos perfilan entre las sombras mi figura,
que el amor, aunque escondido aveces entre la negrura...
no es sino otro amor perfecto que se expresa cuando toca.

Más como hombre que soy
(y típico amante de estos tiempos),
la haré esperarme hasta el final,
hasta que sea para nosotros sin dudarlo...
(quizás)
El mejor de todos los momentos.

-A mi mortal amante-

No hay comentarios:

Publicar un comentario