sábado, 4 de octubre de 2014

Dramas de supermercado.


Dramas de supermercado.

Intenté encontrar en aquel market
tus ojos de esmeralda en un carrito,
y sin embargo no encontré entre los estantes...
a esa mujer que antaño hube perdido.

Ni tu cuerpo entre cristales,
ni tu boca entre las fresas y otras frutas,
ni tu cuello, que jamás mi mente oculta...
entre los premios de las cajas de cereales.

Y es que es inútil buscarte entre los vinos,
entre las botanas y los desechables,
porque vos, mujer de amor por litros...
fuiste pura, de amor que como el fuego arde.

Y te busco entre carbones, tanques y cerillos,
entre el ocote y otras cosas inflamables,
y sin embargo sé, y lo sé con todo mi cariño...
que ya nunca te veré más por éste market.

y paso entonces mi vida entre las puertas,
corredizas todas como mi memoria herida,
como mi corazón en mil pedazos,
como el velo de mi propio teatro y sufrimiento...

en este drama interminable que llamamos vida.

(...)

Y te busco en este market anodino,
entre las cajas huecas que mi pecho busca,
entre los alimentos rancios y enmohecidos...
que mi boca prueba... y que a mi boca nunca gusta.

-Dramas de supermercado-

3 comentarios:

  1. Yo me la he pasado buscando por Malls enteros, calles enteras, ciudades....
    Creo que ire al aeropuerto... y llevaré las cosas inflamables conmigo (just in case...) :s
    ...........

    ResponderEliminar
  2. No busques, deja que te busquen. Y si te encuentran... has que sepan que no habrá nadie mejor allá afuera. Y sí, toma todas las cosas inflamables y prendeles fuego... las polillas llegan a la llama a quemarse solas.

    Es hora de ser el fuego y no la polilla, sweet, no cres?

    Besos y un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  3. Vaya... te robaré la frase.... si se puede claro...
    Y... pensaré en ello, of course.

    Gracias por los ánimos, rojito.

    ResponderEliminar