miércoles, 2 de abril de 2014

A vos.

A vos.

Empujando mi cuerpo contra el tuyo,
como empuja el viento a la veleta,
siento moverse y girar mi mundo,
siento el amor, siento la entrega.

A veces quedo inmóvil y esperando,
a veces sopla el viento y te me acercas,
y cuando tu amor, amor, me entregas...
feliz me siento, y muy enamorado.

Eres como el rocío vistiendo a la mañana,
hojas de amor floreciendo en matorrales,
y en mi pecho, creciendo estás como la zarza…
de labios rojos, dulces y en ardiente brío.

Me gusta a ratos aferrarte fuerte
ser el sol cobijándote cual sombra pura,
diluirme entre tus formas de mujer nocturna…
y beberme de tu boca la totalidad del tiempo.

No es sorpresa que me guste amarte,
que me guste jugar a ser el viento que te toma,
el calor que descobija y que te cubre,
el amante que más te aprecia y te valora.

Poco puedo decirte que hoy no sepas,
poco puedo decirte que ahora importe,
y sin embargo,
aquí entre versos yo te dejo…
mi carta de amor, de viento insomne.

No hay comentarios:

Publicar un comentario