viernes, 25 de abril de 2014

Acerca de la poesía actual y sus facilidades.

Acerca de la poesía actual y sus facilidades.
(Porque cualquier cosa es ya poesía)

Me gusta esto de ser
poeta actual.
Auto-nombrarme sin
problema y
cortar como si nada cada verso.

Des dominar el ritmo
las comas y unos puntos.
Pretender embaucar con rebuscadas
palabras
a los incautos lectores que poseo.

(A final de cuentas nadie sabe que es poesía)

Y es que es tan fácil no pensar en nada
sentarse y convertir hasta la mas
absurda de las cosas
en un poema digno de mil premios.

(Imagine aquí el paréntesis primero)

He de ofenderme si alguien me critica
si alguien osa darme al menos un
consejo.
Metáfora, métrica, mensaje, ritmo y
rima.
Para que esforzarse si eso no es poesía.

He de aderezar mejor mis mágicos escritos
con el morbo de las putas
con las groserías
innecesarias que en estos tiempos venden.

La humildad como una hipocresía,
la conveniencia como un escudo.
Bukowsky es mi estandarte...
el se sentiría de mi, orgulloso.

(Y es que nadie sabe de esta moda...
de este paso ¿adelante? en la poesía)

-Acerca de la poesía actual y sus facilidades-

martes, 15 de abril de 2014

The sleeping beauty's tragedy.

The sleeping beauty's tragedy.

While she rests, or so they say,
I admire her sleeping beauty,
the ups and downs from her chest...
and her face so cold and lonely.

Rivers flowing red as blooming roses,
the pain of thorns, the joy of watching,
and as we move across the hallway...
dancing angels just keep calling.

If I could just hold her for a minute...
if I could just redeem this night for sure,
if I could just watch a little more her beauty,
if I could just close my eyes and let her go.

(...)

The lights are fading slowly,
my hands can't reach her too,
and when she awakes,
I won't be kissing...
 the sleeping beauty I just lost.

-The sleeping beauty's tragedy-

viernes, 11 de abril de 2014

Hablemos de igualdades.

Hablemos de igualdades.

Si he de adorarte, diosa de lo hermoso,
quiero entonces de tu cuerpo el fruto,
la carne, el orgasmo, el sexo.

(Besa mis labios, besaré los tuyos.)

Bebe de mi esencia la calidez,
el tacto de lo efímero,
la banalidad del tiempo.

(Sáciate, sáciate de mí, de todo.)

Ignora la insolencia de mi boca,
el martirio de mi lengua,
el pecado de los cuerpos.

(Víveme, bésame, ámame.)

Habítame silente en las costillas,
dentro y fuera de mi pecho,
sobre la piel y debajo de la misma.

(Adórame, adórame sin penas ni pretextos.)

Vuélvete la lluvia que todo purifica,
El viento que recorre el mundo,
la luz que a las sombras ilumina.

(Y bésame…)

¡Bésame ahora!, enloquecida, intensa,
como si no hubiera un mañana,
como si nunca hubiese habido.

(Muere contigo y renace en mí.)

Abraza mi cuerpo ardiendo,
sujeta mis caderas con tus piernas,
se la carne, el fruto, el sexo.

(Y estalla…)

Rompe en mil pedazos toda forma,
cada barrera, contrato, palabra.
El instante en blanco de la vida.

(Y respira.)

Cuando todo comience y todo acabe,
cuando no quede nada en esta vida…
Floreceremos de nuevo uno en el otro.

(…)

Y si he de adorarte entonces, diosa de lo hermoso,
quiero también entonces de tu cuerpo el todo.
El beso y la caricia, la carne, el orgasmo, el sexo.

La esencia,
        la presencia,
                     el todo.

miércoles, 2 de abril de 2014

A vos.

A vos.

Empujando mi cuerpo contra el tuyo,
como empuja el viento a la veleta,
siento moverse y girar mi mundo,
siento el amor, siento la entrega.

A veces quedo inmóvil y esperando,
a veces sopla el viento y te me acercas,
y cuando tu amor, amor, me entregas...
feliz me siento, y muy enamorado.

Eres como el rocío vistiendo a la mañana,
hojas de amor floreciendo en matorrales,
y en mi pecho, creciendo estás como la zarza…
de labios rojos, dulces y en ardiente brío.

Me gusta a ratos aferrarte fuerte
ser el sol cobijándote cual sombra pura,
diluirme entre tus formas de mujer nocturna…
y beberme de tu boca la totalidad del tiempo.

No es sorpresa que me guste amarte,
que me guste jugar a ser el viento que te toma,
el calor que descobija y que te cubre,
el amante que más te aprecia y te valora.

Poco puedo decirte que hoy no sepas,
poco puedo decirte que ahora importe,
y sin embargo,
aquí entre versos yo te dejo…
mi carta de amor, de viento insomne.