sábado, 8 de marzo de 2014

Metamorfosis.

Metamorfosis.

La flor marchita decae,
sus ramas muertas,
sus hojas frías.

La flor marchita escapa,
el crujir de sus horas,
su tallo, su alegría.

Y así como las flores,
decaemos,
despacio y en silencio.

Sin perfume van las flores,
flotando al viento ya rendidas,
secas todas, perdidas.

Y yo me siento a mirarlas todas,
el crujir de nuestras horas,
las manos frías.

La flor marchita desvanece,
ni el tiempo es suyo,
ni la vida, ni la muerte.

Queda el espacio en este limbo,
el lugar que ella adornaba...
y el recuerdo de la flor en mente.

Y sucede entonces,
poco a poco y muy despacio,
que me vuelvo flor frente a la gente.

Mis ramas muertas,
mis manos frías,
mi yo silente.

Y voy al viento, a la deriva,
sin vida y sin perfume,
en el recuerdo...

Como esa flor marchita.


-Metamorfosis-

No hay comentarios:

Publicar un comentario