domingo, 30 de marzo de 2014

Become your knight.

Become your knight.

Even if the swords shall falter
or the kingdom dies before starts…
I’ll be willing to kneel before or after,
I am sure; I will become always your knight.

If the tower falls and must surrender
I’ll just burn myself and burn the castle,
I’ll burn my love, desire and passion…
to prove myself,

your knight in shining armor.

If surrounded, I’ll fight my way to save you,
I’ll fight my way across to you,
and if I fall from bleeding, fall from failure…
I’ll bring them down on lonely spot.

At risk, a heart and life I’ll give you,
one heart, one shield, one sword.
and if you accept I will protect you…
your world, your beauty and love.

Let me be your knight in shining armor,
let me be the one for you,
let me be the breath that’s needed…
to move on ‘til kingdom come.

And if I fall do not forget me,
and if you fall I’ll guard your soul.
I’ll be the knight who’ll always carry…
the burden, pride, the will and love.

But even if the swords shall falter
or the kingdom dies before starts…
I’ll be willing to kneel before or after,
I’ll be willing to give my heart and soul.

Let me be your knight in shining armor,
let me be the man who guards you all,
and if you accept my feelings,
I’ll work harder…

to become the knight of shining hope.

viernes, 21 de marzo de 2014

De la cercana lejanía. #1

Cuán lejos vayas.


Cuán lejos vayas
(con el viento en los labios,
en las velas).

Yo estaré esperando.
Pendiente, 
amaneciendo en la trinchera.

Cuán lejos vayas
quizás por mar, quizás por tierra...

Yo estaré esperando,
rogando al tiempo que tú vuelvas.

Y cuán lejos vaya,
cuán lejos yo me pierda...

Volveré como la noche,
una vez tras otra hasta que muera.

Esta es la promesa al horizonte,
el juramento eterno a la tormenta.

Y has de volver como yo vuelvo,
erguido y solo. 

Hambriento.

Y has de volver porque te esperan,
porque te aman y te necesitan… 
Mis ojos, mi boca y mis laderas.

(...)

-Cuán lejos vayas-



Hambre.

Es esta hambre insomne la que aqueja,
la que domina, crece y se asemeja...
a tu cuerpo hermoso, puro, noble.

He encendido una fogata con mis brazos,
alimentado sus rescoldos con mi pecho,
y al llegar el alba y a veces el ocaso...
me pareció encontrarte hermosa, entera.

He naufragado de tu cuerpo suave,
andado a tumbos por encima de la tierra,
pagado y con creces el peaje...
y la tortura, el hambre y esta espera.

-Hambre-




Ocaso y alba.

Sucede algunas veces
(a veces de día, a veces de noche),
que te encuentro prisionera en una flama.
A veces de pie, y otras más sentada...
Entre los rescoldos de la hoguera,
jugando a ser ocaso, 
jugando a largarte con el alba.

Eres como el mar salino a la mañana,
tranquilo y basto, inmenso y llamativo.
a veces quisiera navegarte, y otras tantas...
Lanzarme hacia tus brazos, al olvido.
Ser la noche como a veces tú lo eres...
Inmensa y basta, fría, inexistente.

¡Y es que ya no sé lo que tú eres!
Si el hambre intensa que me mata...
O la esperanza anclada en el volver a verte.

Llevas en tu pelo las luces del ocaso,
el alba en la piel cuando oscurece.

-Ocaso y alba-

viernes, 14 de marzo de 2014

Danza de otoño.


Danza de otoño.

Por detrás de mi ventana pasa,
bajo la lluvia que golpea,
una tierna niña en danza,
que sonríe, disfruta y juega.

No sé cuándo es que la hube visto,
no sé si acaso ella me ha mirado,
pero sé, que a veces no resisto...
de su sonrisa el dulce encanto.

Hoy la he visto despedirse,
cansada y quizás hasta con frío,
la he visto marcharse con el río...
como aquella flor que se desviste.

Cayeron sus pétalos desde la copa,
bajaron columpiando por sus ramas,
y bailando al viento dulce danza...
yo la vi de nuevo, detrás de mi ventana.

-Danza de otoño-

sábado, 8 de marzo de 2014

Latido en plata y oro.


Latido en plata y oro.
(Roch-Román)

Un bostezo me cerraba los ojos...
te buscaba mientras me escondía
la calidez de tu beso me rozó los labios,
y te soñaba, cuando vos amanecías...


Eras distante y quizás fría,
y cuando yo llegaba... vos te ibas.
A veces pensé que vos huías,
a veces que ya no te vería.


Estaba pensativa y ansiosa,
el miedo de no verte me empalidecía,
había días en que me levantaba más temprano,
y a lo lejos, tímidamente te sonreía...


Era esa sonrisa la razón que yo amaba,
el motivo para despertarme día a día,
y cuando sonriendo, de mi camino te alejabas...
a otro ser pensaba que iluminabas con tu luz platina.


Tus rayos dorados me sonrojaban,
pensé que no notabas esta luz platina,
me preguntaba si quisieras vos un día...
rescatarme de mi aprisionada noche,
y ser la luz que ilumine ya mi vida...


¿Librarte?, Pues es claro que querría,
más no se si puedas vos librarme de la noche...
o si pueda yo quizás librarte de los días,
pues en este universo hay dos prisiones...
y una inocente en el medio contenida.


Seamos uno solo entonces
al nacer el alba y al morir el día.

Déjame abrazarte con mi manto blanco
en un solo roce que te haga pensarme;
escucha el coro de estrellas en letanía,
déjame ser siempre tuya...
aun en esta lejanía.

Ven entonces, luna mía,
escapemos en los minutos que nos quedan...
allá, entre la noche y entre el día.

Seré yo el sol que ahora te alumbre,
serás vos la luna que hoy cobija,
y tú en tu día y yo en mi noche...
seremos dos que se hacen compañía.


-Latido en plata y oro-

Metamorfosis.

Metamorfosis.

La flor marchita decae,
sus ramas muertas,
sus hojas frías.

La flor marchita escapa,
el crujir de sus horas,
su tallo, su alegría.

Y así como las flores,
decaemos,
despacio y en silencio.

Sin perfume van las flores,
flotando al viento ya rendidas,
secas todas, perdidas.

Y yo me siento a mirarlas todas,
el crujir de nuestras horas,
las manos frías.

La flor marchita desvanece,
ni el tiempo es suyo,
ni la vida, ni la muerte.

Queda el espacio en este limbo,
el lugar que ella adornaba...
y el recuerdo de la flor en mente.

Y sucede entonces,
poco a poco y muy despacio,
que me vuelvo flor frente a la gente.

Mis ramas muertas,
mis manos frías,
mi yo silente.

Y voy al viento, a la deriva,
sin vida y sin perfume,
en el recuerdo...

Como esa flor marchita.


-Metamorfosis-