viernes, 27 de diciembre de 2013

Poema de amores simples.

Poema de amores simples.

Hay, cerca de tu ombligo, amigo,
una mano fina que hoy sujeta,
blanca y suave, a pulso fijo,
tu carne, tu vientre, tu cabeza.

Sus ojos miran en tu pecho
un corazón en gran tragedia,
mas su sonrisa en ti refleja…
La paz, la paz completa.

Pronto será tarde en esos ojos,
florecerán ovejas en los campos,
y al tomar su mano, mano entera,
verás el mundo, la gran belleza.

Has de cuidarla como nunca,
hermosa y frágil, muy perfecta,
y si en un momento se despierta…
Has de besarla y ver que duerma.

Hay pocos momentos como ese,
pocos minutos como aquellos,
pocos y silentes amaneceres…
Para mirar dormir a un ser eterno.

Va a anidarse ahí en tu pecho,
a poseerte en cada instante,
a habitarte el pensamiento…
Y también a amarte y adorarte.

Debes estar entonces a la altura,
cuidarla y a la vez cuidarte,
ser escudo y espada con bravura…
Y por ella seguir siempre adelante.

Vendrán quizás unas tormentas,
cosas que pasan, guerras,
pero si es amor, amor del bueno,
no se irán jamás para otras tierras.

Te deseo entonces mucha suerte,
alegría y amor y cosas buenas,
Una vida de dos y muy alegre…
y un verso más en perspectiva.

(…)

Hay, cerca de tu ombligo, amigo,
una mano fina que hoy sujeta,
blanca y suave, a pulso fijo,
un corazón junto al de ella.

-Poema de amores simples-

No hay comentarios:

Publicar un comentario