jueves, 21 de noviembre de 2013

Noviembre.

Noviembre.
(Del hombre y un mes frío)

Ya no florecen, en esta alfombra gris de asfalto,
las plantas de mis pies y mis deseos de niño.
Yo no tuve la culpa de haber nacido en noviembre,
con el frío acumulándose en el pecho…
Y el otoño desojando el viento entre las ramas.

(El invierno se presenta silencioso)

A veces tu boca se me asemeja al infinito,
vasta y compleja, pero vacía en sus adentros.
No es que tu ausencia me duela más que la mía
o que la mía no haya sido jamás pronosticada,
es solo que no me acostumbro a…

(Y hay veces que es mejor callar que decir basta)

Ciertas melodías se cuelan por la puerta y la ventana,
un cantico alegre, una vela encendida en algún sitio.
Yo no tuve la culpa de haber nacido en un noviembre,
no tuve la culpa de haber nacido en un mes frío,
y sin embargo… pronto nevará y te iras en un latido.

(Feliz cumpleaños… infeliz y viejo amigo)

Hay estrellas en el cielo inundando mis pupilas.
A veces me acuerdo de tu cabellera al viento,
otras tantas… solo de la intensidad de tu mirada.
Entonces tu sonrisa en la memoria desvanece…
Y llueven estrellas de mis ojos en el firmamento.

(Que triste es el invierno, que daño le hace al alma el frío)

-Del hombre y un mes frío-

No hay comentarios:

Publicar un comentario