jueves, 21 de noviembre de 2013

Despedida.

Despedida.
(El mago III)

Cuando el show termina y se van las luces…
Una sombra que abandona el escenario.
Común y corriente. Tan solo un hombre.
Un ilusorio, soñador, cuentista y mago.

Lejos de las luces de los reflectores…
No queda más vida en los aplausos.
Los niños se van y pronto olvidan.
Me vuelvo ilusión. Un dejo del pasado.

Cuando mi recuerdo no te sirva
y el modernismo haya ganado…
Herédale mis manos a otros niños.
Déjame volver un rato al escenario.

Mi profesión, aquella de los corazones tiernos…
Florecerá de nuevo en tierno encanto.
Una ilusión y comenzar de nuevo.
Una ilusión, sin desencanto.

(…)

Del sombrero, un conejo…
o bellas flores para el corazón,
¡palomas!, o cartas yo les leo,
la magia existe si existo yo.

Ilusiones y escapismos,
pañuelos y palabras doy,
asistentes o edecanes necesito…
Por exclamaciones y suspiros voy.

De mi manga, trucos nuevos,
una moneda o el partirte en dos,
cuchillas, espadas o alfileres,
desapariciones que nadie imaginó.

La magia es arte y yo el artista,
solamente un aplauso pido a vos,
dame la oportunidad, no te resistas,
de pedirte tiempo, y de robarte el corazón.

-Despedida-

No hay comentarios:

Publicar un comentario