miércoles, 13 de noviembre de 2013

Crea.

Crea.
(A ti, lector.)

Vamos de la mano con las dudas,
ni yo se todo ni vos lo entiendes,
pero si en algún momento quieres…
Preguntarme puedes sin excusas.

Tengo por principio responderte,
si no lo se… quizás lo invente,
y si no te sirve o te convence…
Si quieres, reinventarlo puedes.

No todos los adultos te contestan,
no todos saben si realmente pueden,
pero si lees más y más, y más te educas…
quizás tu solo pudieras responderte.

La imaginación y el intelecto todo saben,
ambos se alimentan siempre de las dudas,
e incluso yo, que no se de nada interesante…
Puedo a veces responderme unas preguntas.

¿Por qué las hadas hoy existen?
¿Por qué las aves desaparecen por la noche?
¿Por qué el perico, pudiendo hablar, repite…
Si de talento es en realidad todo un derroche?

¿Por qué y de donde surge el Fénix?
¿Por qué caen del cielo las estrellas?
¿Por qué las mariposas, siempre bellas,
juegan con las bellas niñas que conocen?

Estos cuentos que te cuento ahora
Son en cierto modo mis respuestas,
si bien en parte son historias…
No son sin duda tan ajenas.

Un cuento con más de un motivo,
una historia para tramas diferentes,
cada una sucediendo por su parte…
mientras al final todas convergen.

El mundo exige ser creativo…
Pero ¿Por qué debe ser una exigencia?
¿No sería mejor solo hacerlo divertido
y aprender a la vez de la experiencia?

Mis cuentos son precisamente eso,
una trama que con otras más se mezcla,
que al crecer con la curiosidad y el intelecto…
una respuesta da, a una pregunta nunca hecha.

Yo no se si será muy de tu agrado la lectura,
no se si te gustará quizás un poco el libro,
pero ajeno a mi función como poeta…
Sinceramente, mi querido niño, te lo digo.

El mundo no es lineal ni es cuadrado,
es un lugar manejado por todas las ideas.
Si tu curiosidad es mucha y no hay respuesta…
Imagina, inventa, sueña, vive y crea.

Nosotros los adultos nada en realidad sabemos,
ustedes son, en todo aspecto, la respuesta.
Ojala pudiésemos de nuevo el entenderlos...
El mundo sería sin duda, digno de un poeta.

Te dejo entonces mis cuentos para que los leas,
para que pienses, imagines, descubras y te diviertas,
y si en algún momento sientes que puedes darme una respuesta…
No te contengas, así yo nunca te haya formulado una pregunta.

Piensa, imagina,
sueña, vive,

-Crea-




El perico y el capitán.
(La razón de la repetición de los pericos)

Una vez un perico en el hombro de su amo
decidió hablar sin su permiso y dijo cosas,
así pues, la tripulación reía ante lo dado
mientras el capitán lanzaba maldiciones injuriosas.

Al cabo de unos minutos en las aguas
las grises nubes oscurecieron el cielo,
y el perico, que para ese entonces aún hablaba…
Fue a esconderse derechito debajo de un sombrero.

La tripulación reía sin limitantes
mirando al capitán y al perico ambos sufriendo,
la tormenta estaba cerca pero aún sin importarles
hasta que un trueno al final los hubo dejado en silencio.

Temblorosos estaban todos y a merced del viento
cuando el capitán con un grito les ordeno la calma,
todos en la escena por supuesto se rieron,
pero así mismo obedecieron lo que el clamaba.

Pasada la tormenta y ya a su modo
preguntaron al capitán algunas cosas.
-¿Cómo es, capitán, que usted va siempre solo
habiendo en cada puerto mujeres tan hermosas?

-¿Cómo es, capitán, que nunca habla
pero si que nos ordena con esa voz tan prodigiosa?
Nos ha dicho el perico que usted más que pirata
es un amanerado de pinta peligrosa,
que eso de llevar sombrero y una barba…
Es solo una estrategia de marketing por esta zona.

Así pues, tras escuchar tales preguntas,
el capitán se limitó simplemente a contestar:
-Es fácil responderles una a una sus torpes dudas
desde el punto en que mencionaré mi fidelidad,
pues hay una hermosa mujer que espera en casa
a ver llegar enteros al barco y capitán.

-Mi voz de mando no se gasta
en las típicas presunciones de alta mar,
prefiero el mando y no la charla
porque mandar solo lo hace el capitán.

-Con respecto a mi pinta y a la barba,
diré que es marketing y nada más,
¿Qué no han visto a barba negra,
barba roja y los demás?

Tras esas respuestas tan directas
la tripulación miró al perico.
-¿Vez que el capitán no es un rarito?
Tiene motivos además de sus respuestas.

Desde entonces el perico no habla por si mismo,
solo repite lo que dicen otros a manera de respuesta,
desde entonces, el capitán es de todos el favorito…
Para llevar una tripulación, incluso aún bajo tormentas.

-El perico y el capitán-

No hay comentarios:

Publicar un comentario