lunes, 15 de julio de 2013

De las serpientes sonrosadas.

De las serpientes sonrosadas.

Tu boca, la caverna más oscura...
donde moran, adictas, las serpientes,
muy sonrosadas, gruesas y turgentes,
llevadas de la mano a la locura,

pues al en ti probar tanta ricura...
comienzan a moverse sugerentes
quizás, por la vereda de tus dientes
a su paso obstruyendo la blancura.

Llenas están de miel las oquedades,
cada caverna un nido apasionado,
serpientes rosas, nunca soledades.

El juego de un amor aprisionado
a veces cruel y a veces despiadado...
En tu boca, henchida de verdades.

-De las serpientes sonrosadas-

No hay comentarios:

Publicar un comentario