viernes, 8 de marzo de 2013

Lucrecia.



Lucrecia.

Surgieron, de mi pecho y recovecos,
las ganas de un soneto hacerte en suma,
fresco, como la brisa que hoy perfuma
de lirios a los campos más resecos.

Fueron entonces mis intentos huecos
la cruenta lucha en vano con mi pluma.
-Tus ojos... ¿densos tanto como bruma?-
Gritaron "no" a la vez todos mis ecos.

Y de mis blancas manos escaparon
(y por la fina punta de mi pluma),
los bocetos, el amor y otros trazos.

-Sus ojos, que tan tiernos me miraron,
suaves eran como en el mar la espuma.
Suaves, como el amor entre sus brazos.

-Lucrecia-

No hay comentarios:

Publicar un comentario