lunes, 4 de febrero de 2013

A tu cuello de alabastro.



A tu cuello de alabastro.

Tu cuello, como blanco puente de alabastro,
es el camino divisorio entre el cielo y el pecado.

En un extremo;
dulces labios y tu pelo en bucles olas,
manantial de luz en angélica mirada.

En el otro;
el camino de la tierra y del humano,
el pecado de tus valles y montañas.

Y yo que no me considero ni un santo
ni menos aún aventurero…

Me quedo mirando en el medio de la nada,
en el puente de alabastro que es tu cuello…
Imaginando si  conviene alguna vez quizás,
elegir mi vida entre el cielo o el infierno.

-A tu cuello de alabastro-

No hay comentarios:

Publicar un comentario