martes, 8 de enero de 2013

Mágicamente.



Mágicamente.

Mágicamente tus ojos me encontraron…
En un abismo sin flores ni vida.
Mi cuerpo era entonces como las hojas,
hojas marchitas en un árbol seco.

Fue quizás tu sonrisa el viento vivo,
baile de vida en cada poro de mi cuerpo,
y tu beso, como lluvia y a la vez caricia…
la razón de mi savia otra vez corriendo.

Me descubrí entonces un lucero verde,
farola floreciente en un desierto,
y en el abismo (un pozo de mi mente)
mágicamente florecieron más luceros.

Eras entonces sol y viento,
un arroyuelo alimentando mis raíces,
y en un descuido (o un cambio de matices)
se fueron el verano, el otoño y el invierno.

Mágicamente un par de ojos,
mágicamente mis latidos,
mágicamente mi vida en cada poro,
Mágicamente, de mi abismo; un olvido.

-Mágicamente-

No hay comentarios:

Publicar un comentario