jueves, 31 de enero de 2013

Pristine white snow.



Pristine white snow.

They told me to wait until the winter…
to see if I can become as white as snow,
but in this place so cold and lonely
Will I ever become for sure a pristine soul?

A prison of thoughts will hold my instincts,
manners will change as I will grow,
but if I fail and never become that pristine…
Will they condemn me to wait ‘til winter comes?

The stench of blood and my heart beating,
the words stucking in my tongue,
the air I take on every breathing…
Is every man but me a pristine soul?

Snow falls down on lonely places,
the wind is cold and winter came;
chances are gone and I’m not pristine,
may the snow will pour the human race.

miércoles, 30 de enero de 2013

A tus labios dulces.



A tus labios dulces.

Llevas en tu boca el dulce néctar
como miel de abejas en los labios,
caramelo rojo en porcelana y terciopelo,
tesoro de tu beso que hoy me guardo.

Terrón de azúcar y cerezas,
fresal y vino o zarzamoras.
Frambuesa.
Dulces son tus rojos labios.

-A tus labios dulces-

jueves, 24 de enero de 2013

A las olas de tu pelo.



A las olas de tu pelo.


Tu cabello,

……..(como mar bravío en bucles olas)

………………….…es aquel campo eterno de fragancia

…….(rumor de caracolas)

……………………….donde acaba el infinito y comienza el todo.


…………………………………………… ……-A las olas de tu pelo-

A tus ojos lindos.



A tus ojos lindos.

Tienes dos ojos como luceros…
que al dormir un universo esconden,
pero sucede entonces, que al encenderlos,
en mi mundo entero brillan desde no se donde.

Llevas en tus ojos  dos verdores infinitos cristalinos
como dos océanos profundos en tus cuencas.
Son entonces tus pupilas perlas limpias…
De agua, amor y purísima naturaleza.

-A tus ojos lindos-

martes, 8 de enero de 2013

Mágicamente.



Mágicamente.

Mágicamente tus ojos me encontraron…
En un abismo sin flores ni vida.
Mi cuerpo era entonces como las hojas,
hojas marchitas en un árbol seco.

Fue quizás tu sonrisa el viento vivo,
baile de vida en cada poro de mi cuerpo,
y tu beso, como lluvia y a la vez caricia…
la razón de mi savia otra vez corriendo.

Me descubrí entonces un lucero verde,
farola floreciente en un desierto,
y en el abismo (un pozo de mi mente)
mágicamente florecieron más luceros.

Eras entonces sol y viento,
un arroyuelo alimentando mis raíces,
y en un descuido (o un cambio de matices)
se fueron el verano, el otoño y el invierno.

Mágicamente un par de ojos,
mágicamente mis latidos,
mágicamente mi vida en cada poro,
Mágicamente, de mi abismo; un olvido.

-Mágicamente-