miércoles, 19 de septiembre de 2012

Nocturna y alejada.



Nocturna y alejada.
(Improvisaciones de una madrugada)

A veces, cuando oscurece y tú nombre digo,
las estrellas a lo lejos tus hermosos ojos pintan,
por las ventanas de mi alma zafiros gruesos gritan
y en el susurro de la noche inmensa existo.

Florecen entonces sentimientos de planetas,
anillos que rodean dos mundos con ahínco,
y ahí, enmudecido ante la luna y ante el frio,
te propongo una vida de uvas y de fresas.

Llueven cometas desde el cielo luminoso,
a la vida los latidos de tu pecho pido,
¡Removed las semillas del tiempo viejo y azaroso!

La noche calla, el silencio es tétrico y sombrío.
Recorro entonces el camino venturoso…
Y no encuentro una vida entre las manos de Cupido.

-Nocturna y alejada-

No hay comentarios:

Publicar un comentario