lunes, 27 de febrero de 2012

El recuerdo de las horas.

El recuerdo de las horas.

Luz y sombras.

Era entonces oscuridad,
la figura de la nada,
un objeto informe,
la total inexistencia.

Tus dedos frágiles rozaron
mi corazón adormecido una noche,
fue entonces luz y salvación,
un latido coronaba el viento frío.

En la danza de las vidas previas,
yo bebí de tus labios una y mil veces,
¡Más de un millón de ausencias!
Un solo acierto ante mi se hacía presente.

Mis ojos pesados miraron el cielo,
mis manos heladas corrieron tu velo,
una sonrisa asomaba tu rostro,
mi cuerpo entonces se cimbró por entero.

Era entonces media noche, noche y media,
caricia y beso, un abrazo de existencia,
y sobre mis dos piernas flexionadas...
yo juraba lealtad a tu mismísima presencia.


Cuervo negro.

Volaba un cuervo negro entre nosotros,
tenue luz iluminaba entonces un sendero,
y ahí, bajo la fina noche oscura, quieta,
un destino incierto se fijaba ya una meta.


Bésame.

Mi corazón cavó tus manos en mi pecho,
un surco de amor se recorría entre nosotros,
y así, con la luna y el viento como nuestro lecho,
yo te besé por entero el corazón, el cuerpo, los ojos.

Era tarde por la mañana o más temprano,
el ciclo insomne del tiempo descendía,
tu sonrisa entonces dibujada, bonita,
me dio de nuevo a la luz del sol, la vida.

Te tomé suavemente entre mis brazos,
tu tibio beso a mi beso recibía,
y ahí, mientras mi corazón por ti latía…
tú te entregaste a mi estrechando nuestros lazos.

Roja tarde de suaves tonos y crujidos,
el viento tu nombre repetía a cada instante,
fui entonces de nuevo a tomar tu mano como un niño,
tus dulces ojos con los míos se encontraron.

Recuerdo en ese instante mariposas,
una banda con tambores en mi pecho,
la felicidad atravesando por mi cuerpo…
y tus palabras silentes más nunca silenciosas:

“¡Bésame!, nunca dejes de hacerlo,
bésame entonces…
hasta que al final desaparezca”.

En el éxtasis de tus labios bordé mi nombre,
a la orilla de tu cuerpo mi vida entera,
en el eco de tu pecho nuestros nombres,
mi vida en la tuya como una enredadera.

Y te bese despacio y en silencio,
con el beso suave de los amantes mutuos,
con la caricia prima de cada noche eterna,
pero así como nada es eterno tras cerrojos…
un cuervo negro asomaba la cabeza.


In memoriam.

Bajo el aleteo de los tiempos nuevos
tu corazón perdió sus horas,
manos frías y piel de hielo,
todo quedaba relegado a la memoria.

Era entonces de nuevo aquella noche,
el viento frío reclamaba ya mis manos,
ojos al cielo te esperaron…
y me fui de nuevo sin pronunciar algún reproche.

En la danza de las vidas previas…
yo bebí de tus labios nuevamente,
una más de tus presencias…
y otro más de mis errores.

Era entonces media noche, noche y media,
caricia eterna, un abrazo más de inexistencia,
y bajo el peso de mi corazón abandonado...
yo le juraba lealtad a mi antiquísima existencia.

Volaba entonces un cuervo negro entre nosotros,
tenue luz iluminaba de nuevo aquel sendero,
y ahí, bajo la fina noche oscura, quieta,
el destino incierto nos dibujaba ya otra treta.

Mi corazón cavó tus manos en mi pecho,
era tarde por la mañana o más temprano,
te tomé suavemente entre mis brazos…
y ahí, mientras mi corazón por ti latía,
te guardé por siempre en la memoria de mis años.

Rojo atardecer de suaves tonos,
muriéronse las mariposas de mi pecho,
la felicidad abandonando al fin mi cuerpo…
y yo recordando tus palabras silentes
más nunca del todo silenciosas.

En el éxtasis de tus labios bordé mi nombre,
a la orilla de tu cuerpo mi vida entera,
en el eco de tu pecho nuestros nombres…
mi vida en la tuya como otra rosa muerta.

Y te bese despacio y en silencio,
con el beso suave de los amantes mutuos,
con la caricia prima de cada noche eterna,
pero así como nada es eterno tras cerrojos…
te bese de nuevo sin nunca más dejar de hacerlo.

In memoriam, in memoriam.

-El recuerdo de las horas-


Eternidad.

Era entonces oscuridad,
la figura de la nada,
un objeto informe,
la total inexistencia,

Y volví a ser entonces,
en el recuerdo de las horas,
esta triste eternidad de rosas muertas.

-Eternidad-

No hay comentarios:

Publicar un comentario