domingo, 9 de octubre de 2011

Stop.

Stop.

Vienes de nuevo y
me encuentras.
¿Para que?
Para contarnos…
¿Pasado y tiempo?
¿Las manos y sus roces?
Un beso y solo eso.

Desnúdate de nuevo…
Como antes,
a paso cansino y en silencio,
sin pronunciar mí nombre
ni urdirme una palabra.
Desnúdate, te encuentro.

Y volvemos, pero…
¿Adonde?,
¿A la falacia?
¿A tu cama o la mía?
A la mentira de los rostros.
A revolcarnos en miseria.

No somos los de antes,
pero aún me buscas
y me esperas,
atrapada en rojos labios,
con el cuerpo desnudo
y la sonrisa más incierta.

No somos los mismos,
pero aún nada ha cambiado…
Y seguimos.
Seguimos, pues, con la mentira,
con la vuelta del degrado
y las horas llagándonos los cuerpos.

Y me buscas…
Para encontrarme ahí,
perdido en tus adentros,
cimbrando tu campo santo
como tormenta de culpas
en el mar de tus lamentos.

Y somos como dos niños asustados,
sin un presente ni un futuro…
Y quizás sin un pasado.
Tan vacíos y ausentes de todo,
tan hilvanados a la soledad…
Como solo las estrellas en el cielo.

Y me buscas en tu cama
entre los brazos de una noche fría,
con los gemidos ausentes de tu pecho
pero anidados a la espera de tus labios
bajo el celo secreto de tus piernas.
Y me buscas, pero esta vez…

Soy yo quien ya no quiere verte.

-Stop-

No hay comentarios:

Publicar un comentario