lunes, 12 de septiembre de 2011

Tuve.

Tuve.

Yo tuve una esposa,
sin anillo, sin sortija,
de promesa,
pero con amor sincero.

Tuve una esposa que quería,
que se entregaba sin pensarlo,
que ya sea de noche o a medio día…
ella siempre me tomaba de la mano.

Tuve una esposa y muchos sueños,
realidades en camino para ambos,
unas niñas, una casa y un conejo,
una vida, el amor ahí para tomarlo.

Tuve todo y tuve nada,
la tristeza y la alegría,
un amor, una sonrisa,
de un futuro una mirada.

Tuve tiempo y tuve ganas,
tuve el deseo de abrazarla,
tuve un corazón expuesto,
tuve a bien el adorarla.

Tuve noches enteras,
madrugadas,
la caricia más sincera,
su cabello fue mi almohada.

Tuve tanto y tan poquito,
un sobrante que aún me falta,
la irrealidad de un sueño en mí fallido…
la consciencia de que nunca tuve nada.

Y la quise, de verdad que yo la quise,
y aún la quiero, de verdad que yo la quiero,
pero la tuve por esposa y sin sortija,
la tuve, y nunca en la vida tuve nada.

-Tuve-

1 comentario:

  1. Tuviste. Y porque no tienes ahora?

    Debe ser que en una relacion ambas partes tiene mucho de culpa para no tener

    O es que un lado solamente carga la culpa del ya no tener?

    Pienselo, señor Vieira.


    VPx

    ResponderEliminar