sábado, 3 de septiembre de 2011

Poema sin título 30.


Poema sin título 30.

El espejo roto devolvía la mirada,
difusa pero coherente,
avejentada ante mis ojos.

Una mariposa volaba por los campos,
la voz del viento le servía de pista
mientras el pasto le esperaba abajo. 

Una mano y una rosa,
dos cuerpos recostados.
Memoria.

Sol de verano en algún sitio,
la humedad de un beso,
su caricia al infinito.

(…..Yo,
…..……..yo perdido,
yo encontrado.
…………………Presente,
……..pasado.                  )

El cielo era una utopía
pero la felicidad estaba abajo,
ahí, justamente entre sus brazos.

Flores encendidas titilaban,
la paz de sus pulmones era vida…
y su vida entera una sonrisa.

Y la amé de nuevo una vez tras otra,
como al principio y como nunca,
como nunca y como nadie.

Fue entonces el silencio presidiendo a la tormenta,
una rosa deshojada entre las manos,
la lluvia y el polvo, las cenizas.

(…..Yo,
…..……..yo perdido,
yo encontrado.
…………………Presente,
……..pasado.                  )

El espejo roto devolvía la mirada,
difusa, pero coherente,
avejentada ante mis ojos,
pero presente, siempre presente,
sin vida, pero siempre con amor y muerte.

(La memoria es un espejo roto.)

-Poema sin título 30-

No hay comentarios:

Publicar un comentario