lunes, 1 de agosto de 2011

Elementales.

Elementales.

El fuego.

El fuego baila en crepitantes llamas,
su calidez cobija, abrasa.
El fuego vive, el fuego danza.

De sus ardores, la luz, la llama,
su recuerdo en ceniza,
el fuego vive, el fuego acalla.

El agua.

El agua se mece en un murmullo,
el mar enfurecido, el mar en calma.
A la luz de la luna el dulce arrullo,
el agua es vida y en el mar ya canta.

Sobre la espuma y el oleaje, su voz profunda,
los albatros y la luna reflejándose en su cara,
en sus adentros la importancia de la vida,
afuera, el mundo entero que a sus pies descansa.

La tierra.

La tierra se desangra entre arboledas,
se enaltece entre mesetas y montañas,
es guardiana y es maestra,
la tierra vive y en mi corazón descansa.

De sus frutos, la vida que perdura,
el alimento mío y de toda mi calaña,
mi refugio, sus valles y hendiduras,
la tierra vive y en mi pecho su morada.

El viento.

El viento susurra en cada esquina,
en cada sitio y cada casa.
El viento vive, el viento habla.

De su tacto, la caricia, la calma,
el fuego que se aviva,
los elementos que descansan.

-Elementales-

No hay comentarios:

Publicar un comentario