jueves, 4 de agosto de 2011

Con la soga al cuello.

Con la soga al cuello.
(La llorona)

Un paso tras otro y va la horca,
mi amada espera sentada,
sentadita.

Mi llorona, mi lloroncita,
mi amor, mi alma en dicha.

(No ames, no sonrías,
la vida es vida, la muerte añora,
la muerte es mía, mi amor te toca)

Mi llorona, mi lloroncita,
mi lucero y joya de pedrería.

Un paso tras otro y va la horca,
un beso y un segundo,
valentía.

Sobre la tarde un nombre y una soga,
el frágil cuello y la condena elegida.

Mi llorona, mi lloroncita,
mi dulce amada, mi media vida.

En lo alto de la mañana…
no llores, olvida.
Vive entonces, se mi dicha.

(No mires, no llores,
no ames. Camina.
Mi llorona, mi tierna niña)

Y cuando el ruido cese…
no vuelvas, tu vete,
mi llorona, no me mereces.

Con la soga al cuello me largo,
inmóvil, indecente,
congelado.
Sin poder volver a verte.

Mi llorona,
mi sueño en presente.

-La llorona-

No hay comentarios:

Publicar un comentario