martes, 9 de agosto de 2011

Acerca de lo ya perdido.

Acerca de lo ya perdido.

Quisiera abrir los ojos y verte de nuevo,
contenta, envuelta entre las sabanas,
ahí, conmigo y nadie más.

Daría entonces media vida a ti por un segundo,
por la brevedad de un beso y un final,
por el momento adecuado para todo.

Y sin embargo no puedo,
no puedo volver el tiempo y encontrarte,
perderme en la agonía de tus brazos.

(Morir en ti, desfallecerme un poco)

Pero puedo, desde luego, lamentarme,
romperme los brazos contra un muro,
volverme tan ligero como inexistente.

(¿Y si dijera que te amo?)

Habrías de saber entonces cuanto importas,
cuanto duele la distancia de un corazón sin otro,
como se puede morir en vida, sin ti, sin nada tuyo.

Y podría morderme los labios y no decir tu nombre,
quemar mis manos para no escribirlo en estas hojas,
pero al final… siempre volvería mi latido a mencionarte.

(Y es que te amo tanto a pesar del tiempo...)

Quisiera entonces extinguirme,
volver a nacer en otro instante,
comenzar, volver de nuevo y arreglarlo.

Y si pudiese verte de nuevo sin amarte…
no estarían entonces las penas atadas a mis pies
ni mis manos aferradas en la mente a tu recuerdo.

Diré entonces que te amo como nunca y como siempre,
con el corazón expuesto y los días entrelazados,
con el profundo amor inextinguible de un amante verdadero.

(…)

Moriré, moriré de envidia porque soy humano,
porque te amo demasiado y no te tengo,
porque es ya la hora de aceptarlo,
porque tú no volverás si yo me quejo.

(Y yo te hube amando tanto y tanto…)

Y lo se, es ahora cuando al fin lo entiendo…
y de verdad lo siento, de verdad lo siento tanto.

-Acerca de lo ya perdido-

No hay comentarios:

Publicar un comentario