martes, 30 de agosto de 2011

Confesiones.

Confesiones.

Y la amé,
la amé como nunca hube amado,
con el corazón y con los ojos,
con el alma entera y con las manos.

La amé en silencio entre suspiros,
con los parpados caídos…
y los sentimientos desojados.

La amé de día y de noche,
bajo los árboles y a cada hora,
en cada instante muerto,
en el pasado y aún en el ahora.

Y la amé, sí,
pero aún la amo y lo confieso,
quizás la amo más ahora que en pasado.

-Confesiones-

lunes, 29 de agosto de 2011

Pasión mortuoria.

Pasión mortuoria.
(A dueto con Merari)

Devorar tus entrañas haciéndote mío
sentada en tu centro palpitante
llorando la desgracia de no haber sido antes.

La rosa marchita florece en nuestra tumba,
el lecho de amores rotos sin piel de porcelana,
tenerte de nuevo al final y poder el estrujarte,
fría, fría eres, pero aún en el silencio ardes.

Y ardo, ardo de amor por ti…
en esta parte del frío infierno
donde solo estamos los dos,
juntos, devorándonos lo eterno.

Rasga mi pecho con tus manos rotas,
elimina todo rastro de pasado insomne,
dale a la muerte el último giro de la vida,
ármame, ámame de nuevo y recomponte.

Recomponer el silencio, el llanto inerte
de tu amor completo cobijada bajo tus besos,
en tu piel. El sueño eterno de vivir entre tu risa,
entre lo más profundo de todos tus anhelos.

Cosernos las costillas en el medio de un abrazo,
hilvanar los pulmones colapsados y volver,
volver y respirar el abandono, la soledad sin tregua,
y sonreír, sonreír y al final volver a enamorarnos.

Enamorarme de tu risa, de tu llanto,
de las perlas de tus lágrimas, de los orgasmos.
Reflejarme en las cuencas de tus ojos,
escuchar el jadeo de nuestros labios descarnados…
rompiéndose gustosos entre el vaivén de los espasmos.

Y ser tuyo, ser tan tuyo como nunca y como siempre,
con el sabor de lo añejado y el deseo de tenerte,
con las falanges de mis frías manos buscándote las piernas…
sin la inocencia de las palabras que sin una lengua desvanecen.
Y hacerte mía sin descanso, una vez tras otra y sin perderte.

Perderte, perderme, por la eternidad entre tus huesos,
ser tu tuétano, la medula y abrigo de tu muerte,
el aliento y el suspiro, tu suspiro, el último suspiro…
que te acompañe para siempre, exhalación final hacia lo eterno.

Y es en ese último aliento donde rendida yo te encuentro,
con la rosa marchita floreciéndonos el pecho...
mientras los huesos se dispersan los de uno con el otro,
sin lastre alguno a cuestas, sin errores, y es ahí donde te tomo.
Mí vida, mi todo, mi dulce amada muerta.

-Pasión mortuoria-

domingo, 28 de agosto de 2011

Sickness and hatred.

Sickness and hatred.

They shall perish one after another,
let pass judgment upon,
make them tremble with a smile,
give them dust to eat for long.

Unplug my eyes for not to see,
punish the sinners and take their souls,
make the world the place we ever wanted,
it’s in your hands to make it work.

Embrace me with your warmth,
I called your name and made a date,
you owe me time so don’t take mine,
come to me, don’t make me wait.

In the kingdom of darkness I’ve been living,
all the shadows gathered until I felt sick,
unholy I still saw between the darkness,
I’m the one who called the sky to fall in here.

Come and hurt me until I die,
let me hear the screaming time,
pay respect to those who cheated,
show them, you, bringing the knife.

Let me laugh about the others!
if I am sick then be my cure,
let me last until my passion
drowns in blood of crimson beat.

I want to hold you until swallowed,
the abyss can wait before I go,
if I prayed I wasn’t mistaken,
there’s a god that purges all.

Under the edge of the sanity I’ll await,
I’ve chosen madness for to live,
these eyes I have are all my hatred…
since they showed me pain instead of peace.

All of the eyes will meet me,
all of the voices will damn my name,
if I only cared about the others…
I wouldn’t be calling for to leave.

-Sickness and hatred-

Roja.

Roja.

Roja eres y en mi cuerpo habitas,
espesa y clara, a veces tan oscura…
tan mía y tan de nadie,
roja eres, y en mi cuerpo habitas.

De tu gusto a hierro tengo memoria,
amarga, pero a la vez tan dulce,
cálida a mis adentros y fría al soltarte,
tan vana, pero tanto a la vez tan importante.

Vida eres dentro de la fuente de mi pecho,
una caricia de humedad que irriga.
De tu flujo entero, la sed, la mía,
roja eres… y en mis venas ya palpitas.

Si alguna vez tu carrera detuvieses…
amoratado rostro mí fin recibiría,
frío cuerpo al fin sin vida, inerte,
sin más calidez, sin más cobija.

Roja, roja eres y en mi cuerpo habitas,
espesa y clara, tan cálida y a veces fría,
tan de nadie, tan dulcemente mía.
Sangre eres… y en mi cuerpo habitas.

-Roja-

viernes, 26 de agosto de 2011

Necrótica.

Necrótica.

Te amé necrótica y helada,
con los sentimientos marchitos
y los labios en hipoxia.

Te amé sin medida ni recelo,
con un amor puro e inmortal,
pero aún la muerte no perdona.

Estuve aquí cuando estuviste,
cuando las horas tibias no menguaban
ni las palabras eran témpanos sin vida.

Estuve, pero tú nunca lo entendiste.

Y te amé, te amé tanto y no servía,
porque no sirve de nada amar lo muerto
ni besar lo amoratado de sus labios.

Porque no sirve de nada darle aliento…
si los pulmones no sostienen más la vida
ni el corazón responde emocionado.

Y no sirve porque de verdad no sirva,
sino porque lo muerto, muerto esta,
y eso ni el amor puede cambiarlo.

Sí, te amé necrótica y helada,
con los labios en hipoxia y yo marchito,
sin medida ni recelo, pero también sin una cura.

Y te amé, te amé tanto como nadie,
pero tu cuerpo yacía ya sobre la tumba,
sin un final bonito, pero sí con tu estandarte.

-Necrótica-

miércoles, 24 de agosto de 2011

There's a waltz.


There’s a waltz.

There’s a waltz to be danced with feet of love,
with passion unveiled and heart exposed,
step, forward and back,
it’s a waltz just made for both.

On a turn of the turn the hands that holds,
the waist of hers and each step close.
There’s a waltz to dance that’s made for both.

On the corner of her lips I painted rainbows,
the senseless passion of being so close,
the beating heart beneath the halos…
my angel who stands in white snow.

Close and far over the dancing,
the holding close and letting go,
my arms that waits for a surrounding…

this waltz that’s made for both of us.

Tender skin over your shoulders,
my lips that chase the time to stole,
yet the passion corrupting all the lovers…
the sweetest kiss is landed while the rhythm flows.

One after another the steps to show
the passion unveiled and hearts exposed,
step, forward, and grab my hand…

There’s still a waltz that’s made for us.

-There’s a waltz-

El tiempo de las musas perdidas.

El tiempo de las musas perdidas.

Hoy no tengo grafito entre los dedos,
no tengo ideas en la mente o más deseos.
Las musas… al parecer al fin se han ido,
una huelga de ideas en vanos argumentos.

El papel se encuentra solo, sin vida, sin gestos.
No hay hadas en los bordes ni voces en su pecho,
no queda sino el sonido del viento y una rodadera,
solamente un desierto total en la planicie de mi mesa.

Inerte, la goma espera a ser usada en los errores,
pero no hay errores si nada nunca ha sido escrito.
Las musas en ausencia y el papel aún sigue la espera,
la goma y la rodadera, mi mente esta desierta.

Un reloj insomne señala con sus manos las horas muertas,
mis musas no volverán a casa al menos este día…
así como no lo hicieron en ninguno de los anteriores.
Quizás están dormidas, quizás vendrán tiempos mejores.

He aprendido a extrañar el grafito entre los dedos,
el olor de la goma al ser constantemente usada,
el sentido firme del papel bajo las manos,
las palabras desprendidas de las musas en mi mente.

Hoy es el tiempo de las musas perdidas,
el ciclo constante de los escritores,
un bloqueo nada más y solo eso,
una mentira ante la verdad de mis deseos.

-El tiempo de las musas perdidas-

viernes, 19 de agosto de 2011

Buenas noches cielo añejo.

Buenas noches cielo añejo.

Abro los ojos al vacio,
la oleada de señas no me sirve,
¡No estas!, no estas y no te busco.
Te has ido, las palabras solo son recuerdos
y el sonido un llanto de gigantes perdidos.

(¿Donde estas ahora?)

Soy el final de las horas tras tus huesos,
el último fragmento de tu cobija entre mis brazos,
la puerta herida que ahora mira hacia la calle,
abierta de par en par, pero sin ti,
sin ti en el latido de mi pecho agujerado.

Buenas noches mi cielo añejo,
mi luz de vida y dulce estrella.
Buenas noches y te apagas,
te vas despacio y dejas huellas,
espinas nada más y solo eso.

Quisiera encontrarte sin buscarte,
amarte sin medida ni recelo,
pero no estas, no estas y no te busco,
y no te busco porque muero,
y muero… porque fuiste tu mi vida.

Buenas noches cielo añejo de mis días,
de mis noches perdidas en tu cuerpo,
de mis manos que ahora te sujetan a lo lejos,
allá, allá entre los minutos de tu huida.
Buenas noches, yo te quise y aún te quiero.

¡No estas!, no estas y no te busco,
no te busco porque te quise y aún te quiero,
y es por ese tanto que te quise y aún te quiero…
que por eso mismo no te busco.
Buenas noches, mi adorado y dulce cielo.

-Buenas noches cielo añejo-

viernes, 12 de agosto de 2011

Cotton candy.

Cotton candy.

I met a girl with sugar taste,
cotton candy, lips are red.
The sweetest voice, a tender kiss,
cotton candy, I won’t miss.

Under the glow of the moon
our hands that held,
the warm but sticky soft…
cotton candy you were there!

Carnival of time between the fires,
the thoughts of love and perfect life,
the sound of beats within the heart…
and a cotton candy to make her smile.

Games of dates on pair of eyes,
the lucky me and the cutest you,
the drinking part and pair of straws
and the cotton candy we both shook.

On the blink of an eye the existence goes,
it taps our hearts and feelings flow.
If you stay tonight we’ll have enough…
for the cotton candy to learn from us.

-Cotton candy-

jueves, 11 de agosto de 2011

El corredor de las almas en pena.

El corredor de las almas en pena.

Lleva tu nombre en una hoja y crucifijo,
sujeta tus fuerzas y respira el último aliento.
Entrégate, ven al corredor de las almas en pena.

Agoniza la noche tras los ojos cerrados,
un suspiro se apaga tras un último latido.
Ven al corredor de las almas en pena,
dinos en la puerta “mi nombre esta escrito”.

Con un beso y otro beso el final de las caricias,
el telón que cae y al final la despedida.
Ven al corredor de las almas en pena,
aquí, entre nosotros, ya no existe despedida.

(Y si muero, y si muero, ¿que será de mí si yo me muero?
Ven al corredor de las almas en pena,
la triste vida se vuelve en dulce infierno.
Y si muero, y si muero, ¿que será de mí si yo me muero?
Ven al corredor de las almas en pena,
la voz de vida será siempre el eco de un lamento.)

Lleva tu nombre en una hoja y crucifijo,
el corredor de las almas en pena no esta lleno,
si miras el baso aún esta medio vacío,
ven al corredor de las almas en pena,
nos faltan manos para sujetar último aliento.

Y si llueve y cae tormenta nunca lleves amuletos,
ven al corredor de las almas en pena,
sigue al viento y verás que nunca miento.

Ven al corredor de las almas en pena,
aquí los ojos siguen para ti aún abiertos,
las manos emulan de nuevo las cosquillas,
seguimos vivos como presa de lo ajeno.

(Y si muero, y si muero, ¿que será de mí si yo me muero?
Ven al corredor de las almas en pena,
la triste vida se vuelve en dulce infierno.
Y si muero, y si muero, ¿que será de mí si yo me muero?
Ven al corredor de las almas en pena,
la voz de vida será siempre el eco de un lamento.)

-El corredor de las almas en pena-

martes, 9 de agosto de 2011

Acerca de lo ya perdido.

Acerca de lo ya perdido.

Quisiera abrir los ojos y verte de nuevo,
contenta, envuelta entre las sabanas,
ahí, conmigo y nadie más.

Daría entonces media vida a ti por un segundo,
por la brevedad de un beso y un final,
por el momento adecuado para todo.

Y sin embargo no puedo,
no puedo volver el tiempo y encontrarte,
perderme en la agonía de tus brazos.

(Morir en ti, desfallecerme un poco)

Pero puedo, desde luego, lamentarme,
romperme los brazos contra un muro,
volverme tan ligero como inexistente.

(¿Y si dijera que te amo?)

Habrías de saber entonces cuanto importas,
cuanto duele la distancia de un corazón sin otro,
como se puede morir en vida, sin ti, sin nada tuyo.

Y podría morderme los labios y no decir tu nombre,
quemar mis manos para no escribirlo en estas hojas,
pero al final… siempre volvería mi latido a mencionarte.

(Y es que te amo tanto a pesar del tiempo...)

Quisiera entonces extinguirme,
volver a nacer en otro instante,
comenzar, volver de nuevo y arreglarlo.

Y si pudiese verte de nuevo sin amarte…
no estarían entonces las penas atadas a mis pies
ni mis manos aferradas en la mente a tu recuerdo.

Diré entonces que te amo como nunca y como siempre,
con el corazón expuesto y los días entrelazados,
con el profundo amor inextinguible de un amante verdadero.

(…)

Moriré, moriré de envidia porque soy humano,
porque te amo demasiado y no te tengo,
porque es ya la hora de aceptarlo,
porque tú no volverás si yo me quejo.

(Y yo te hube amando tanto y tanto…)

Y lo se, es ahora cuando al fin lo entiendo…
y de verdad lo siento, de verdad lo siento tanto.

-Acerca de lo ya perdido-

domingo, 7 de agosto de 2011

Sleep with me.


Sleep with me.

Sleep with me, stay with me,
sleep with me, stay with me,
hold my hand and say to me,
you love now, you need me here.

Sleep with me, stay with me,
kiss me now, just let us be,
sleep with me, stay with me,
just kiss me now, and let us be.

On the blink of the eye just kiss my lips,
say you’re mine and yours I’ll be,
sleep with me, stay with me,
show me love and love will give.

Sleep with me, stay with me,
hold me close and drag me near,
sleep with me, stay with me,
show me love… and I’ll be here.

-Sleep with me-

Chica en el metro...

Chica en el metro…

De tu rostro fino y bello,
la mirada perdida en otro lado,
quizás un mal día, quizás no tanto,
quizás una palabra, quizás será silencio.

En el camino los minutos hablan,
de tu rostro, cada guiño, cada gesto,
¿Florecerán en un bostezo las palabras?
No lo se, pero en verdad quisiera yo saberlo.

Sobre la barra la mirada que se pierde,
que se encoje y se ensancha sin pensarlo,
que sin tu saberlo ante mi se desvanece…
en una idea vana de lo que a ti te va pasando.

Chica en el metro con mueca de hartazgo,
todo ira bien, dale tiempo y el volverá a tu lado,
que no se congele tu rostro pensando el pasado,
chica en el metro… el volverá si es que te hubo amado.

Cierra los ojos y cambia la mueca,
bosteza despacio de cansancio,
seca las lágrimas que tanto pesan
y sonríele al bello día que va pasando.

Chica en el metro con mueca de hartazgo,
vive la vida y cambia al fin el rostro,
chica en el metro con mueca de hartazgo…
cambia la cara, hoy nuestro día será dichoso.

-Chica en el metro…-

jueves, 4 de agosto de 2011

Con la soga al cuello.

Con la soga al cuello.
(La llorona)

Un paso tras otro y va la horca,
mi amada espera sentada,
sentadita.

Mi llorona, mi lloroncita,
mi amor, mi alma en dicha.

(No ames, no sonrías,
la vida es vida, la muerte añora,
la muerte es mía, mi amor te toca)

Mi llorona, mi lloroncita,
mi lucero y joya de pedrería.

Un paso tras otro y va la horca,
un beso y un segundo,
valentía.

Sobre la tarde un nombre y una soga,
el frágil cuello y la condena elegida.

Mi llorona, mi lloroncita,
mi dulce amada, mi media vida.

En lo alto de la mañana…
no llores, olvida.
Vive entonces, se mi dicha.

(No mires, no llores,
no ames. Camina.
Mi llorona, mi tierna niña)

Y cuando el ruido cese…
no vuelvas, tu vete,
mi llorona, no me mereces.

Con la soga al cuello me largo,
inmóvil, indecente,
congelado.
Sin poder volver a verte.

Mi llorona,
mi sueño en presente.

-La llorona-

miércoles, 3 de agosto de 2011

Stab me until I bleed.

Stab me until I bleed.

Bring all the knives and unfair judges,
let them rain on me and make me hurt,
call my name again and make me sick,
so disgusting is to hear your voice.

Every mistake I’ve ever made…
I have a reminder on myself,
no one needs your always babbling
about what’s wrong and won’t forget.

Come and stab me,
come and hurt until I bleed,
maybe if I stay for once in silence…
you’ll be good and get to leave.

If you ever reach perfection
then you should come and laugh at me,
but until that happens I must tell you…
you should be the one stabbed to bleed.

Come hurt me,
bring a smile and let me bleed,
take a feast on all it’s worthy,
enjoy to stab before it kills.

-Stab me until I bleed-

lunes, 1 de agosto de 2011

Y la vi.

Y la vi.

Y la vi,
la vi cerrarse de a pocos como las hojas de los libros,
tallar su mundo a ojos ausentes que miraban,
herirse sola sin pensar en nada que escaparse.

Se escurrió entre las sombras sin palabras,
herida, pero aún aparentando fortaleza,
como una niña digna que rechaza un brazo,
como una mujer confusa temiéndole a lo amado.

La vi partir en tono altivo, sin sonrisa, pero firme,
tan firme como una hoja al viento que se aferra,
tambaleante, pero necia ante la rama que sujeta,
como un ave ante un nido frágil que se mece.

Me habría gustado devolverle la sonrisa,
resguardarla de las horas y sus fantasmas,
protegerla entre mi pecho del peligro,
pero no se puede proteger lo que no se lo permite.

Y la vi, la vi sentada bajo la noche,
tan rota como solo ella podía,
tan rota como para solo saber burlarse,
como para tan solo saber del daño.

Y era tan hermosa a pesar de todo,
tan mágica y a la vez perfecta,
como un humano y solo eso,
como una rosa desojándose despacio.

La vi partir entonces en sollozos,
doliente de las heridas pero sin sanarlas,
con el corazón expuesto pero en blindaje,
con su armadura de mentiras sin verdades.

(Y sin tan solo ella hubiese ya entendido…)

La tomé de la mano ajeno a su rechazo
pero consiente ante todo de su rabia,
me mordió el labio y golpeo mi cuerpo entero,
pero quien ama jamás te suelta ni en las malas.

La vi levantarse aturdida ante las cosas,
sin sonrisa, pero con más calma,
con los ojos anegados, pero fuerte,
sin ceder a sus deseos y olvidando toda meta.

La vi levantarse poco a poco y alargarse,
extender las alas y echar al vuelo lejos,
huir, aferrarse así a los miedos… y huir.
La vi entonces de mis brazos alejarse.

Me senté entonces a llorarla solo,
con los deseos aun pendientes de las manos,
con el corazón muriendo en lo profundo de mi pecho,
con el amor y la certeza de todo lo añorado,
con los ojos cerrados y un final tanto vacio como lleno.
Y ahí, sobre la punta de un arroz en grano…
la vi alejarse y me morí en silencio ante sus ojos.

-Y la vi-

Elementales.

Elementales.

El fuego.

El fuego baila en crepitantes llamas,
su calidez cobija, abrasa.
El fuego vive, el fuego danza.

De sus ardores, la luz, la llama,
su recuerdo en ceniza,
el fuego vive, el fuego acalla.

El agua.

El agua se mece en un murmullo,
el mar enfurecido, el mar en calma.
A la luz de la luna el dulce arrullo,
el agua es vida y en el mar ya canta.

Sobre la espuma y el oleaje, su voz profunda,
los albatros y la luna reflejándose en su cara,
en sus adentros la importancia de la vida,
afuera, el mundo entero que a sus pies descansa.

La tierra.

La tierra se desangra entre arboledas,
se enaltece entre mesetas y montañas,
es guardiana y es maestra,
la tierra vive y en mi corazón descansa.

De sus frutos, la vida que perdura,
el alimento mío y de toda mi calaña,
mi refugio, sus valles y hendiduras,
la tierra vive y en mi pecho su morada.

El viento.

El viento susurra en cada esquina,
en cada sitio y cada casa.
El viento vive, el viento habla.

De su tacto, la caricia, la calma,
el fuego que se aviva,
los elementos que descansan.

-Elementales-

Dolor.

Dolor.

Y cuando el corazón dolía…
Mi alma sabía y hablaba.
Moría,
mi alma entera se desangraba.

Y ahí, abatido en mi tristeza,
el recuerdo de tus ojos.
Miseria.
El amor y sus despojos.

Vino entonces medianoche,
mis ojeras ya salían.
Reproche,
Tu alma lejos de la mía.

Y en el peso del olvido…
Tus palabras y una herida.
¡Amigo!
No gracias, yo prefiero despedida.

-Dolor-