sábado, 30 de julio de 2011

Extranjero.

Extranjero.

Viajero de mil lugares atascado en uno solo,
en tu pecho que es patria de otros…
soy extranjero de sentimiento,
cazador austero de tus sonrojos.

Maletas en la puerta me esperan
ya sea de entrada o de salida,
pisadas siempre frente a mi bandera
me dicen que me marcharé al morir el día.

¡Me largo a la vuelta!, me marcho de esta tierra
donde sembradas las esperanzas murieron alegrías,
donde se que no es mi patria y sobra mi bandera,
así pues tomo la maleta y me despido en el silencio
de esta tu plaza y de aquella tu mentira tan añeja.

Cansado de vagar me regreso a mi patria
en mi propio pecho donde sobra tu recuerdo
mientras faltara por siempre tu presencia.

Viajamos de vuelta cada uno,
tú a tu lado y yo al olvido,
tú al olvido y yo a tu lado… no.

Vagabundo extranjero de tu pecho
me largo y no vuelvo ni te miro,
yo regreso al mío y ya no acepto…
ser más el extranjero que te quiso.

Digo adiós y no hasta luego,
digo “te quise” y “te amé”
pero hoy ya no te quiero,
digo extranjero y cargo las maletas,
te digo adiós… y así termina todo esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario