sábado, 30 de julio de 2011

Bailes nocturnos eternos.

Bailes nocturnos eternos.

Es tan aburrido y triste de día,
escucharlos hablar y llorar
no es para nada lo mejor de este lugar,
lo bueno empieza en la noche fría,
siempre en medio de la oscuridad.

De día siempre tenemos
un exceso de paz y dura intranquilidad,
y todo siempre gracias a aquellos
que nos visitan y nos extrañan de verdad.

De noche siempre podemos festejar
nuestra acompañada inmortalidad,
noches de fiesta y bailes sin igual,
es eso lo que hacemos,
eso es lo que nos gusta más.

Aquellos nos desean siempre el descanso eterno,
pero estamos ya cansados de descansar,
cuando caminábamos entre ellos
había que preocuparnos y al mismo tiempo…
las tensiones había que bajar.

En ese tiempo si que nos agotábamos,
y deseábamos mucho el poder descansar,
éramos presas de miles de enfermedades
y nos preocupaba siempre nuestro triste final.

Ahora somos libres,
ya no hace falta descansar,
el final nos llegó hace tiempo…
y nada cambió para mal.

No más preocupaciones,
tensos jamás volveremos a estar.

Hemos conservado la figura que más nos gustó
mientras aún necesitábamos el aire para caminar,
por eso mismo todos saben
que aquí nunca nadie se verá tan mal.

Ahora somos una gran familia…
Y vivimos en infinita felicidad.

Nos hemos quedado donde nuestros cuerpos descansan,
es ahí donde dormimos de día y los escuchamos hablar,
pero por las noches… Ese lugar nos permitimos abandonar.

Ya sea que bailemos y festejemos bajo la luna
o que salgamos por las calles a vagar y ver
como viven simplemente los demás.

Aunque nos fuimos jamás los abandonamos,
pues aún son nuestra familia a la que queremos
y sin importar la lejanía… cuidamos.

Ustedes a nosotros nos recuerdan…
Y nosotros a ustedes nunca habremos de olvidar,
siguen siendo nuestra primera y última prioridad.

Nuestros bailes nocturnos son gloriosos
y durarán para toda la eternidad,
les esperamos aquí con los brazos abiertos
y siempre dispuestos a danzar.

Perdonen si nos alegramos al verlos llegar,
no es que no los queramos, es más bien…
Que nunca pudimos dejarlos de amar,
y aunque emotiva sea la reunión…
Hubiéramos preferido esperar un poco más.

Durante el baile, el banquete es siempre genial,
comemos lo que queremos y sin miedo a reventar,
comemos lo que queramos,
más nunca lo que más nos ha de gustar.

Pero hay un momento para nosotros
que es de todos el más especial.

En esa noche podemos reunirnos con ustedes
sin que con nosotros se tengan que quedar,
bailamos y comemos todos juntos,
todos reunidos en un mismo lugar.

Dura solamente una noche,
pero es la mayor felicidad,
coman y beban con nosotros,
la mejor compañía nos han de brindar.

(Que aunque sea por una sola noche…
Juntos de nuevo podremos danzar.
Día de muertos…
Con su noche más que especial,
donde nosotros comemos
nuestra comida favorita que ustedes nos dan)

No hay comentarios:

Publicar un comentario