miércoles, 1 de junio de 2011

Tu-yo.

Tu-yo.

Te encontré un día sin querer,
así mismo te perdí por un error,
dejé de ser el mismo yo,
pasé a ser tu-yo para siempre,
para siempre tu mismo yo.

El yo que se perdía en tus ojos,
el que encontró en tus labios el amor,
ese mismo yo enamorado de tu voz.

Unos meses te bastaron para conocerme
y a mí esos mismos para enamorarte
y a su vez para perderme deseando…
jamás ser capaz de volver a encontrarme.

1 comentario:

  1. Cuando se da esa simbiosis, es jodido dar marcha atrás... muuuy jodido....
    ainsss...

    ResponderEliminar