jueves, 2 de junio de 2011

3-2-1... y el infinito que soy yo.

3-2-1… y el infinito que soy yo.

Yo soy la tierra,
la tierra soy yo,
ambos somos uno,
somos uno partido en dos.

Si muere la tierra muero yo
porque con ella se lleva mi corazón,
corazón humano que ha latido solo una vez,
una vez por cada temblor.

Soy un ángel de alas rojas,
ni bueno ni malo,
solamente un traidor,
un ángel sin un bando.

Soy como un humano sin corazón,
un recipiente vacio de toda emoción,
soy un sol que no calienta,
lo mismo que una luna sin brillo.

Yo soy la vida,
la vida soy yo,
igual soy la muerte
porque la muerte soy yo.
Los tres somos uno,
somos uno partido en tres.

Somos 3 buscando ser dos,
tres evitando ser uno.

Yo busco ser uno con la vida
y sin embargo ella me rechaza,
la muerte me ha buscado…
y sin motivo alguno yo la he rechazado.

No hay vida sin muerte,
pero igual siempre van separados,
somos tres buscando ser dos…
y evitando llegar a uno.

Soy un sol que no calienta,
una luna sin brillo,
un recipiente roto,
un humano carente de vida…
y por tanto de toda emoción.

Soy solo una persona a medias,
ni siquiera el único sino uno más,
uno más de los perdidos,
uno más de los que se perdieron…
por ser uno partido en más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario