martes, 17 de mayo de 2011

Rupturas indebidas.

Rupturas indebidas.

Cuando en tu boca las cenizas te sepan a palabras,
andarás los caminos embriagada de mi nombre,
con el tiempo acuestas en tu pecho roto,
con los deseos muertos en tus ojos diluviando.

(Amada mía, mi amor del alma)

Cuando las noches traicionen su belleza
con tu vida en los brazos de otro hombre,
mirarás al fin dubitativa las estrellas,
te hablaran entonces de todos tus errores.

Y cuando el suspiro te llegue al alma…
Mis manos frías te invadirán en el recuerdo.

(Y si me vieras, si tan solo me vieras)

Será entonces la madrugada enferma,
el instante roto recortado de la vida
donde las almas lloran en silencio las ausencias
mientras el corazón se encoje como un pequeño asustado.

(Y si quisieras, si tan solo quisieras…)

Cuando en mi boca las cenizas me sepan a palabras,
andaré los caminos embriagado de tu nombre,
con el tiempo acuestas en mi pecho roto,
con los deseos muertos en tus ojos diluviando.

(Y es que las cosas son así)

Moriremos, moriremos los dos,
tu en tu lado y yo en el mío,
tan distantes como nunca,
tan indefensos como siempre.

-Rupturas indebidas-

No hay comentarios:

Publicar un comentario