viernes, 6 de mayo de 2011

Corazón coraza, nulidad.

Corazón coraza, nulidad.

Porque mi corazón no es mi refugio,
porque no me hallo ahí a todas horas,
sino cuando palidece el alma después del ocaso
tras la muerte de las ilusiones previas desvalidas.

Porque mi coraza es mi refugio,
esa armadura forjada con los años
cuyo peso es solamente relativo
sin llegar a ser nunca una totalidad.

Porque cuando el pecho queda solo…
Aquel no es hueco sino resultado,
el último gran escape,
la morada final de mis sentimientos.

Y entonces languidezco yo también,
me marchito así como las rosas,
sin un amante al que entregarme,
lentamente y bajo el peso de las horas.

Porque mi corazón no es mi refugio,
pero si el lugar perfecto para darme una estocada,
para herirme al fin y darme muerte,
para hacer de mi lo que al final te de la gana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario