sábado, 23 de abril de 2011

La verdadera cara.

La verdadera cara.

Con lágrimas en la cara te pido perdón,
pero como siempre de manera falsa,
no voy a darte nada más que lo que siempre te he dado,
mí verdadera cara,
esta cara pecadora que tanto te disgusta.

Júzgame como quieras,
esto es lo que soy,
y aún así,
soy uno de tus hijos.

El más honesto aunque te disguste,
continua con la tortura si eso te hace feliz,
hagas lo que hagas no vas a detenerme
y mucho menos a cambiarme.

Soy uno de tus ángeles,
nunca de blancas alas,
pero tampoco de negras plumas,
sino más bien,
rojas de pasión.

Perdona si no soy ni quiero ser como tú,
pero agradece que tampoco soy como él,
aquel que se te opone y ama el caos,
yo solo pretendo que las cosas pasen.

Tocar ambos extremos sin pertenecerles,
hacer que el humano explore,
que conozca el verdadero potencial de lo santo,
el verdadero placer del pecado.

Mi objetivo es simple y planeo cumplirlo
no importando que eso me ponga contra ambos,
no tengo miedo de enfrentarlos,
nunca lo he tenido.

He explorado ambos lados,
desde el santo pecado
hasta la sagrada pasión,
esta es mi verdadera cara.

Soy el ángel 2 veces exiliado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario