sábado, 23 de abril de 2011

En la muerte una reunión.

En la muerte una reunión.

La luz comenzó a apagarse
y en mi pecho sentí el dolor,
mi mujer quiso ayudarme,
pero nada detuvo el ardor.

Era ya tarde cuando desperté,
no sentía más mi corazón,
ella estaba ahí,
tan hermosa como siempre,
pero ahogada en desilusión.

Me había dormido temprano dijo ella,
-No logré salvar tú corazón-,
todo estará bien si puedo verla,
pues solo necesito de su amor.

Ella cree que yo he enloquecido,
pero sé que no he perdido la razón,
no me interesa no haber sobrevivido,
me hace feliz nuestra reunión.

Ya no me gustaba más la vida,
no después de haberla enterrado sin opción,
morir fue lo mejor que me ha pasado,
ya no importa más su oposición.

De la vida me llevo una cosa,
de ella (la vida) y para ella (mi mujer),
me llevo la pasión,
porque morir no es tan malo,

"No si en la muerte hay una reunión."

No hay comentarios:

Publicar un comentario