jueves, 21 de abril de 2011

Sangre.

Sangre.
(El vino de mi copa.)


Mi copa se ha llenado de penas,
el único vino que aquí he de probar,
brindemos todos juntos por ellas,
pues son lo único que he de tomar.

Mí condena ha comenzado,
de ella no me pude salvar,
las alas grises me han condenado,
de este lugar no se puede escapar.

Me bebo mi sangre en la copa,
¡oh! dulce sabor a metal,
la comida es ceniza en la boca,
soy un alma en pena total.

Camino entre las rocas y el fuego,
muero sin morir una vez más,
la barrica que era mí cuerpo,
ahora se pudre en la eternidad.

Mi copa siempre estará llena,
puedo desangrarme una infinidad,
beban todos conmigo,
una última por la inmortalidad.

Un brindis por nuestro castigo,
levanten las copas,
y que se nos sirva más vino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario