jueves, 10 de marzo de 2011

A amar juegas.

A amar juegas.

A amar juegas todo el día,
finges querer para que quieran,
amas jugar para sentirte.

Juegas a llevarme entre tus manos
cuando no llevas sino tu ego a cuestas,
una probada más de desencanto,
simplemente una maldita jugarreta.

Amas sentirte deseada cada instante,
pero tu palabra no es sino el silencio,
porque una cosa es, claro, desearte,
y otra muy distinta que me quieras.

A amar juegas todo el día sin descanso,
sin descaro alguno o quizás consciencia,
como si no te importase nada lo que valgo,
como si no contase en algo lo que yo sintiera.

Entregas a mi boca tus mentiras disfrazadas,
ese eterno juego de verdades convenientes,
un acto más en tu escenario y otra farsa,
pero quizás y soy ahora yo el que miente.

Y es que si me amaras como dices que lo haces...
Entonces ya no sentiría que conmigo juegas
y también entonces podría al final amarte.

-A amar juegas-

No hay comentarios:

Publicar un comentario