sábado, 5 de febrero de 2011

Sacrifícame.

Sacrifícame.

Alivia mi sufrimiento con un tiro en la cabeza,
acaba mi agonía por propia mano,
dame de este amor inmenso algún descanso…
Como a los animales con un tiro de escopeta.

Adormece mi cuerpo para no sentirte,
aférrame al final entre tus brazos,
dime al oído que siempre me quisiste…
Y que no fui una mascota sino un humano.

Evítame la pena de apenarte,
arráncame la vida sin pensarlo,
hazme tú el favor de eliminarme…
De tu vida, tu futuro y su pasado.

Lleva la pala y en tus manos al cachorro,
cava su tumba en un lugar hermoso,
dile que como él jamás habrá algún otro…
Que te alegre incluso el tiempo más odioso.

Sacrifícame entonces sin dudarlo,
que de tus palabras el silencio quede,
que de tu llanto se sepa ya mi muerte…
Y de tus manos sea solo otro pobre desgraciado.

-Sacrifícame-

No hay comentarios:

Publicar un comentario