domingo, 5 de diciembre de 2010

Por amor a mi puta consentida.

Por amor a mi puta consentida.

Por amor a mi puta preferida
he despedido yo a mi otra puta,
no tanto por no ser la consentida,
sino porque la vida en la bragueta
jamás ha sido del todo justa.

Guardé entonces mi pudor en una caja
y la solté en el rio entre sus piernas,
gemía ella mientras me abrazaba…
Y la otra puta nos dibujaba las siluetas.

Me guardé las horas juntas en un bolsillo
mientras vaciaba así mismo mi cartera,
recuerdo haberle andado cada rinconcillo…
Mientras la otra puta temblaba de frío afuera.

Grabó entonces su nombre en un orgasmo
mientras gritaba en alto el nombre del cliente,
¡De que puta más ardiente me hube enamorado!
Es tan buena que en el sexo no tiene inconveniente.

Por amor a mi puta preferida he vuelto cada día
y he despedido a mí otra puta nuevamente,
no tanto porque no sea ella mi puta consentida,
sino porque por este mes lo haremos diferente.

-Por amor a mi puta consentida-

No hay comentarios:

Publicar un comentario