martes, 21 de diciembre de 2010

Ayer soñé contigo.

Ayer soñé contigo.

Ayer soñé contigo,
con la suavidad de tus labios…
Tras la cortina de vapor de un cuarto de baño.

Soñé contigo en casa,
en aquel lugar tan nuestro,
sobre el lecho de los años…
Y entre las sombras hubo un beso.

Soñé que te tocaba,
que recorría despacio tus caminos,
que eras hierba fresca en alborada…
Y juntos al final fuimos haciéndonos pasito.

Soñé tus manos en las mías,
mi cuerpo en tu cuerpo entero,
soñé la lluvia de caricias
y en ello la explosión del sentimiento.

Sí, ayer soñé contigo amor,
con tus labios, con tu boca, con tu cuerpo,
con los rincones prohibidos no prohibidos,
con el onirismo conspirando con nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario