miércoles, 1 de diciembre de 2010

Acerca de una esfera rota.

Acerca de una esfera rota.

Estoy formado de piezas esparcidas,
fragmentos incompletos perdidos en la nada,
momentos efímeros que se alejan despacio…
Sobre un suelo frío sin nada que ofrecerme.

Soy los bordes afilados de un cristal,
la definición de irreparable,
una esfera quebrada e inservible,
el último suspiro de un yo verdadero.

El tiempo no ha zurcido las heridas
ni llenado los espacios huecos,
no soy más las piezas perdidas,
pero alguna vez lo fui y me lamento.

Soy ajeno a la belleza de lo simple…
Y aún así negado a lo complejo.
No hay espacio en el que encaje,
ni un lugar donde haga falta.

No poseo un nombre ni un destino,
mi hogar es el silencio más profundo,
nada es mío y a nadie pertenezco,
es esa la desventaja de estar tan roto.

Son mis palabras un eco mudo,
nulidad son mis acciones,
existí quizás por un segundo,
hoy ya no habito ni oraciones.

Feneceré mañana con mis cosas
como cada esfera rota sobre el suelo,
no quedará ya de mi ni mi memoria,
quizás sea ese mi mejor consuelo.

-Acerca de una esfera rota-

No hay comentarios:

Publicar un comentario