lunes, 1 de noviembre de 2010

A mis muertos en sus cajas.



A mis muertos en sus cajas.

Descansen ahora en sus cajas
cobijados por el tiempo eterno,
arrullados por las voces suaves…
Que aún los recuerdan con esmero.

Y es que todos nos reuniremos algún día…
Porque la vida es un préstamo y solo eso,
se va despacio entre las manos cada instante
y la muerte es solo un paso más que le debemos.

Descansen entonces mis queridos amigos,
que quizás pronto ustedes festejan a mi nombre,
el no olvido y la no muerte tras la muerte misma,
que quizás y ustedes ya pronto me encuentren…
Entre ustedes sonriendo por siempre y con dicha.

-A mis muertos en sus cajas-

No hay comentarios:

Publicar un comentario