viernes, 15 de octubre de 2010

Morirnos.

Morirnos.

Podemos morirnos en silencio,
sin un beso final,
con el telón quitado…
Y la audiencia expectante.

Podemos irnos ahora,
en silencio y sin decir palabra,
juntos, pero por separado.

Sí, podemos morirnos ya,
sin mirarnos ni saber del otro,
sin pensar en el mañana…
Ni en el hoy que se evapora.

Pero aún en esa condiciones…
No podríamos morir sin sentirnos,
sin perder un fragmento de alma,
sin desear que fuese diferente.

Y sin embargo… Estamos aquí,
muriendo despacio y en silencio.

-Morirnos-

No hay comentarios:

Publicar un comentario