domingo, 12 de septiembre de 2010

Repensarnos.

Repensarnos.

Sí, voy a repensarte como dices,
despacio,
mientras el mundo se me viene encima
en un vano intento por no gritarte que te amo,
en un simple y burdo intento…
por pensar que tú eres repensable.

Cerraré los ojos en tu nombre
y jugare con mi cabeza a no necesitarte,
a no quererte conmigo por el resto de mi vida,
a no amar absolutamente nada que lleve tu nombre.

Tiraré de lado cada palabra y cada frase,
cada tema profundamente tocado,
todas las veces que te dije por siempre…
esperando no llegar al punto de repensarlo.

Sí, voy a repensarte como quieres,
pero no tanto por estar de acuerdo,
sino porque que tal vez de esa forma…
Tendrás tu el tiempo para repensarme.

-Repensarnos-

No hay comentarios:

Publicar un comentario