sábado, 11 de septiembre de 2010

Quizás.

Quizás.

Quizás será mañana cuando digas sí
o se nos venga el mundo entero y a la espera,
quizás y quizás, solo quizás y estoy cansado,
quizás es hora de partir dejándote de lado.

Quizás si miro ahora el reloj tras los segundos
algo habrá cambiado y de tu boca broten las palabras,
pero eso completamente cercano a lo improbable
y dista de ser siquiera un pensamiento bueno.

Quizás entonces si mañana te lo digo nuevamente…
te decidas a darme una respuesta que resuelva todo,
una negativa o quizás una simple afirmación,
si o no, eso es todo lo que pido en lugar de los quizás.

Hoy insistiré por última vez un rato,
quizás el último, quizás el final y el inicio,
todo depende de tus palabras,
todo… se esconde detrás de los quizás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario