martes, 13 de julio de 2010

Soltarse y marchar.

Soltarse y marchar.

Es la hora tras las horas,
que días fueron y ahora se van,
es el día tras los días de cantoras,
pero hoy no hay días ni horas,
se han ido y ya no quedan más.

Se despiden las manos despacio,
las lágrimas brotan allá,
hubo falta y quizás un engaño,
no hay espacio para saber perdonar.

Despedidas y murmullos,
soltarse es dejarse marchar,
marcharse es irse al murmurar…
que de nada sirven los arrullos,
si nunca más podrás dormir en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario