sábado, 31 de julio de 2010

Sobre la mesa.

Sobre la mesa.

Sobre la mesa los problemas
a la espera de un cuchillo,
siempre dispuestos todos ellos
a untarse uniformes de a poquito.

En un baso jugo y en la taza un café,
la mañana comienza con problemas,
se ha encendido un cigarrillo,
hay mucho aún por resolver.

Un suspiro ya en el aire,
una bocanada de humo gris,
se anuncian ya en la mesa
los problemas del porvenir.

Palabras como hormigas
sobre la mesa en un papel,
periódico y noticias,
hay escalofríos en la piel.

Un trago vacía el baso,
una mano tomó el café,
no queda nada del cigarro,
es hora al fin de resolver.

Voces comienzan despacio,
suben de tono en un segundo,
la guerra ya se ha desatado,
pronto quedará solo el murmullo.

Sobre la mesa ya dos manos,
con una rodilla sobre la mesa se reciben,
la discusión ha terminado y se han besado,
nadie tiene ganas ya de irse.

Sobre la mesa queda la pareja,
bajo ella descansan los problemas,
no hay mal que por bien no venga,
es hora de finalizar este poema.

-Sobre la mesa-

No hay comentarios:

Publicar un comentario