jueves, 1 de julio de 2010

Noche de pasión.

Noche de pasión.

Anochece con deseo carnal,
trepo por tú cuerpo como una sombra,
solo carne y hueso
y aún así tú deseo.

Noche de fuego sellada en dos.

La pasión que corroe y a su vez corrompe,
al rojo vivo ardiendo pero con placer y sin sufrir,
el dolor vital que creamos,
aquello que soñamos y en el fondo deseamos.

Desgarrar la vida y momento con un gemido,
gemido de tiempo placentero
en el viento perdido,
pero siempre eterno.

Placer de dioses en el pecado humano encontrado,
olvidado por un tiempo pero siempre vivo,
vivo cada vez
que nosotros hacemos el amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario