lunes, 26 de julio de 2010

Manchas en el piso.

Manchas en el piso.

En el cuello la daga,
en la mano la despedida,
¡Vida malvada!,
me marcho enseguida.

Una gota ya recorre,
va del cuello al suelo,
no hay nadie que lo note,
estoy solo y solo tengo esto.

Una macha y ya no existo,
la vida se fue con una daga,
soy otro adorno más del piso,
justo lo que a la vida le faltaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario