martes, 27 de julio de 2010

La puta y el cliente.

La puta y el cliente.

He visto a escasa luz de luna
la voluminocidad de tus blancos pechos,
he buscado tanto un solo beso…
y tanto o más encontrado tus regaños.

La vida cuesta –me decías,
mientras ganando la mía pagaba la tuya.
“No son correspondencias,
son las reglas de una puta”.

Reglas de una puta, deseos de un cliente,
y no es que sea yo exigente,
es solo que si pago…
entonces tú me perteneces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario