sábado, 24 de julio de 2010

Desde la tumba.

Desde la tumba.

Tras la tonada de los grillos
tu suspiro se esconde,
siempre suave y despacito,
estás yo no se donde.

Tu mano busca entre lo oscuro
asir mi hombro y sentir de nuevo,
romper o cruzar quizás el muro,
escapar al fin del mausoleo.

El silencio esta en tu boca
que me devora al instante,
presta viene y me sonroja,
no hay ausencia limitante.

Tras el velo de la luna
vives, mueres y renaces,
no hay cerrojo o puerta alguna
que te contenga a ti de amarme.

Llevas en tu dedo ya un anillo,
yo en mi mano llevo el otro,
todo es simple y es sencillo,
aún seguimos juntos ante todo.

-Desde la tumba-

No hay comentarios:

Publicar un comentario