jueves, 1 de julio de 2010

De grillitos, pajarillos y envidias.

De grillitos, pajarillos y envidias.

Si fuese yo un tierno pajarillo,
cantaría mi melodía en tu ventana cada mañana a diario,
solo para hacerte saber lo mucho que te quiero.
Si fuese quizás un lindo y talentoso grillito,
tocaría mi violín todas las noches en dulce arrullo
hasta poder verte al fin dormida…
y tan solo para reafirmarte mi cariño.

Pero solamente soy yo,
sin alas, violines o pico,
incapaz de competir con ellos,
pero siempre dispuesto a decirte:
Buenas noches niña hermosa,
se que sabes lo mucho que te quiero,
y se que ahora también sabes…
esta tonta envidia que yo siento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario